Lunes, 26 de Marzo de 2012 00:33 

 

A pesar del paso de los años y de las bondades que se han demostrado para la terapia hormonal, se siguen buscando alternativas para el manejo de los síntomas relacionados con la menopausia, en especial los vasomotores. Una opción usada en los últimos años es la de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina, como la venlafaxina y su metabolito activo la desvenlafaxina. En un estudio publicado por el grupo de Bouchard en Climacteric de febrero de 2012 se evalúa de manera prospectiva y aleatoria el efecto de la desvenlafaxina, la tibolona y el placebo en el manejo de los síntomas vasomotores.

Mujeres con síntomas moderados (≥ 50 por semana) fueron evaluadas en 35 centros a lo largo de Europa, Africa y Méjico durante 12 semanas. Al cabo de este lapso, la reducción en los síntomas vasomotores fue similar para desvenlafaxina (-5.78) que para placebo (-5.82) y menor que lo observado con tibolona (-8.21). Las náuseas fueron el efecto secundario más frecuente con el uso de desvenlafaxina.

Este estudio plantea de nuevo la controversia de la utilidad de este tipo de antidepresivos en el manejo de los síntomas relacionados con la menopausia.  

Volver