Pensando en nuestras mujeres

 

Las uñas representan una parte muy importante de nuestro cuerpo, ya que además de cumplir una función de protección, de desarrollo, de ser responsable de muchas de las cosas que hacemos en el día a día, son el reflejo inconfundible de nuestra imagen, así como de nuestra salud física y emocional.

Las manos suelen ser el centro de atención de las miradas y, por supuesto, es imposible que las uñas pasen desapercibidas.

Como hemos dicho las manos son una parte fundamental de la imagen que proyectamos a los demás y mostrarlas descuidadas denota dejadez y falta de interés en nuestra estética personal. Si además tienen alguna patología (hongos, uñas rotas, quebradizas…), cuidarlas es una necesidad que debemos abordar para que muestren un aspecto saludable. No siempre es posible, ni necesario, acudir a una profesional para arreglarnos las manos. Con algunas herramientas sencillas y un poco de paciencia puedes arreglártelas desde casa cuando mejor te convenga y acabar con los pequeños problemas que las afean por falta de atención. No solo se trata de llevar una bonita manicure, las manos necesitan una serie de cuidados para evitar que envejezcan antes de tiempo. Y es que su delicada piel, está constantemente expuesta al sol, al frío, al calor, al agua y a productos químicos.

En el transcurso de la vida de la mujer se presentan distintos cambios hormonales dependiendo de la etapa en que se encuentre, la pubertad, el embarazo, la menopausia y la tercera edad, que afectan su estado emocional y físico.  A ello podemos añadir la falta de educación y de la prevención en el cuidado de los pies a nivel de los profesionales de la salud, los estilos de vida con el uso de calzado inadecuado, los malos hábitos de higiene, el corte inadecuado de las uñas, no cambiar calzado y medias a diario y la presencia de alteraciones biomecánicas congénitas o adquiridas. Estos y otros factores influyen en la calidad de vida del pie de la mujer.

Existe una falta de conocimiento para el cuidado de los pies.

 

A medida que pasa el tiempo tenemos que adaptar el maquillaje a nuestras necesidades y a nuestro estilo, no por el hecho de alcanzar cierta edad, nos privaremos del gusto de lucir más hermosas, propondremos un maquillaje  para crear un efecto de luminosidad y aportar juventud al rostro.

Con la piel limpia, comenzamos aplicando una crema hidratante para preparar la piel y tener una superficie que se adecue para maquilarla, utilizamos otra crema hidratante para el contorno de los ojos (con pequeños toquecitos con el dedo, cuidando que no le vaya a penetrar dentro del ojo),  protegemos la piel de los efectos nocivos de los rayos de sol (quemaduras, manchas, etc) con el bloqueador solar.

Ya con la piel preparada, se coloca la base  de maquillaje por todo el rostro, para que  luzca de manera uniforme, haciendo énfasis en la zona nasolabial  y entre  la nariz y los pómulos,  con una brocha o  pomo suave, para lograr mayor luminosidad; también aplicamos un poco en los ojos y nos bajaremos a la zona de la mandíbula y al cuello. Al aplicar los polvos los hacemos con una brocha por todo el rostro y el cuello. 

Se aplica el corrector por todo el párpado para que nos ayude a levantar un poco la mirada. 

 

 

Hola Amigas Lectoras!

Quiero agradecerle a la doctora Adriana,  la invitación a compartir con ustedes  los conocimientos que he adquirido durante este largo trayecto como diseñadora de modas y asesora de imagen.

Antes de entrar en materia, me parece importante resaltar la tarea tan bonita que realiza ASOMENOPAUSIA, como entidad que se encarga de hacernos ver lo importante e interesante de llegar a la edad madura con dignidad y llenas de ganas de vivir la vida!

Esta es una etapa en la cual, debido a todos estos cambios hormonales, las mujeres sufrimos algunos temores con respecto a los cambios que se presentan, como son los calores, la grasita abdominal, la tristeza, a veces la incontinencia, etc.,  entonces  lo que debemos hacer es reinventarnos, cambiando algunos hábitos cotidianos como la alimentación, el ejercicio, la manera de vestir.  Es en este último punto donde entro yo a darles algunos consejos de cómo deben vestirse en esta nueva etapa de sus vidas:

Primero  debemos tener claro  que todo cambio que se considere provechoso para nuestra vida debe empezar de adentro hacia afuera… pensaran ustedes que tiene que ver el interior aquí?... SÍ!

Volver