Domingo, 29 de Noviembre de 2009 13:36 

 

Recientemente la Sociedad Internacional de Menopausia (IMS) publicó unas guías sobre el manejo de la enfermedad cardiovascular en la mujer. Haciendo referencia al tema han emitido un comunicado de prensa, que dada su trascendencia nos permitimos reproducir en su totalidad.

Las guías se basan en una reunión de consenso sostenida por el grupo de ginecólogos y cardiólogos de la IMS. Sus principales conclusiones se encuentran publicadas en el número de octubre de la revista Climacteric. Dada la importancia que estas conclusiones tienen para la comunidad científica y para el bienestar de la mujer madura colombiana, nos atrevemos a reproducir sus conclusiones en el siguiente aparte.

 

  1. Las mujeres y sus médicos están ignorando los peligros cardiovasculares que enfrentan las mujeres durante y después de la menopausia. La conciencia sobre esta problemática debe aumentar. La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en la mujer occidental y por lo tanto la mujer debe ser evaluada para la enfermedad cardiovascular y sus factores de riesgo durante la consulta ginecológica.
  2. Los efectos de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) sobre la enfermedad cardiovascular son favorables, aunque dependen de la edad de la mujer y de su historial médico. Hay una tendencia para que le TRH sea cardioprotectora en mujeres más jóvenes. En mujeres mayores hay una tendencia al incremento en riesgo de enfermedad cardiovascular, aunque este efecto no es estadísticamente significativo. En general la TRH es segura para la mayoría de mujeres jóvenes (mujeres que atraviesan la menopausia o en los primeros años de la menopausia) para el alivio de los síntomas relacionados con la menopausia.
  3. Mujeres mayores de 60 años o aquellas con factores de riesgo predisponentes tienen un muy pequeño incremento en el riesgo de desarrollar eventos cardiovasculares y deben ser más cautelosas. También se sabe que la TRH puede incrementar levemente el riesgo de tromboembolismo venoso. En general, aunque estos riesgos son pequeños, no deberían disuadir a la mujer de consultar a su médico para analizar si la TRH es apropiada para ella. Es importante que todas las mujeres discutan con su médico su historia clínica antes de decidir el inicio de una TRH.
Volver